Esta web utiliza cookies de análisis, propias y de terceros, para, anónimamente, analizar estadísticas del uso de la web.
Consideramos que, si continúa navegando, acepta su uso. Más Información
Aceptar

Diego A. Bartolomé. Ilustrador.
“Existimos porque imaginamos”. Este artista malagueño nació un 17 de agosto de 1987. Desde que era niño, la lectura y el dibujo han sido dos de sus grandes aficiones. Tanto era así que incluso forraba con sus propias ilustraciones las portadas de los libros que leía.

Influenciado por la obra de ilustradores como Beatrix Potter, Alan Lee o Alfonso Azpiri, emprendió desde muy joven un camino artístico que lo llevó a licenciarse en Bellas Artes por la Universidad de Málaga en el año 2014. Desde entonces se dedica profesionalmente a la ilustración y lo hace con un estilo muy personal en el que la acuarela y el grafito se conjugan del modo más artesanal, llenando sus obras de calidez y tradición, en sus propias palabras, “manchándose las manos y tocando directamente la herramienta”. Resulta imposible no percibir en sus trabajos el cariño, la atención y la ternura con que los realiza.

Dos de sus obras literarias veneradas son El Principito y La Historia Interminable. Sobre esta última versó su proyecto de fin de carrera, que consistió en una hermosa edición ilustrada de este tremendo título de Michael Ende.

Hogareño, alegre y rebosante de ilusión ante la vida, en su tiempo de ocio Diego es un amante de los juegos de mesa y de las prácticas deportivas.

Desde hace unos meses ha participado en varios proyectos de nuestra editorial, como por ejemplo en las cubiertas de La Luna Escondida y Sombrero de Brujo, y más recientemente, ilustrando de forma íntegra el álbum para adultos titulado La Reina de los Cuervos. Puedes conocer más sobre su obra en www.didroilustra.blogspot.com

Minerva Gallofré (Alicante, 1984)
Filóloga, escritora y editora, amante del invierno y de sus tres gatos. Minerva se siente muy a menudo como Don Quijote al vivir entre el mundo real en que habita y el mundo fantástico en que pasa la mayor parte de su tiempo.
Ya durante la niñez descubrió el placer por la mitología, las historias de fantasía y los librojuegos de la década de los 80. Se siente muy atraída por los seres feéricos y sus leyendas, así como por los cuentos folklóricos, especialmente los del Norte de Europa.Tolkien y Michael Ende se encuentran entre sus escritores venerados, de los primeros que leyó. Otros como Marion Zimmer Bradley o Patrick Rothfuss llegaron más tarde a sus manos, aunque no a destiempo, y los considera igual de grandes.
Se licenció en Filología Hispánica con una mención en Filología Clásica y durante algunos años ejerció como profesora de Lengua, Griego y Latín. Sin embargo, su inquietud por escribir ha terminado conduciéndola al mundo editorial.
Autora de libros como La Luna Escondida, Sombrero de Brujo y de la saga Leyendas de Onhyria, su estilo pretende enlazar lo mágico con lo costumbrista y alinear las grandes epopeyas con los pequeños detalles y las sensaciones livianas. En sus ratos de ocio disfruta también de la música metal o de un buen café en compañía de su marido y su hija.

Daniel García Bardo (Alicante, 1981)
Filólogo, profesor y músico. Se licenció en Filología Inglesa por la Universidad de Alicante y actualmente trabaja como profesor de Secundaria. Sin embargo, lo que realmente embarga los pensamientos de Daniel casi a todo momento es la música. Desde que, con catorce años, tuvo por primera vez una guitarra en sus manos, no ha dejado de expresarse: y es que la música es la forma que cobran todas las historias que viven dentro de su cabeza.
Apasionado por compositores como Hans Zimmer y Danny Elfman, ha ambientado con discos sinfónicos algunas de las obras literarias de la Editorial Tres Inviernos, entre otros trabajos musicales.
Su otra faceta musical bebe del heavy metal, en concreto de las metal-operas, y por ello lleva años produciendo en su estudio de grabación álbumes conceptuales en los que ambienta toda una historia por medio de canciones entrelazadas, combinando elementos celtas con la fuerza y melancolía de las guitarras eléctricas.
Nostálgico de la década que lo vio nacer, a día de hoy se permite regresar a ella gracias al cine y las series de animación de su niñez, entre las que incluye el anime japonés. Y por eso, en sus ratos libres, desconecta de todo observando su colección de figuras de acción de los héroes de su infancia, quienes probablemente contribuyeron a sembrar en él la semilla de una imaginación asombrosa que transmite, cada día, a través de sus canciones.
Manz Soluciones On/Off